UNA COSA LLEVA A LA OTRA POR: UNA ENVIDIOSA.


Llegamos muy contentos después de una buena fiesta, algo paso que me perdí en el regreso al departamento, imagínense, varios edificios todos iguales, no sabía cual era el de mis amigos, empecé a caminar dando vueltas por todos lados y nada, no ubicaba la torre menos ni a mis amigos, estaba como un zombie solitario en aquella enorme universidad de primer mundo.

Al ver que no los encontraba, me quede esperándolos en una escalera, pasaban las horas y nadie llegaba, de pronto un chico de color me pregunto algo en ingles, así como -Sí estaba bien-, apenas logré entenderle, como pudimos entablamos conversación.

Obvio primero nos presentamos, me dijo su nombre, me invitó un vaso de agua, pase a su departamento y luego hicimos el amor.

Al día siguiente encontré a mis amigas, les conté lo sucedido, me hicieron preguntas ¿Pero cómo? ¿Por qué? , les conteste simplemente:

- pues es que estaba sola,

-no tenía donde dormir,

- moría de sed,

- era sexy,

-¡entiendan una cosa lleva a otra!

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo