TERCOS DESEOS POR: YA NI QUERIA.


Lo recibía por que no había más, porque “peor es nada” cuando hay poco.

Llegó romántico un día que no debía serlo, le dijo que no, pero como este hombre era diferente era muy terco y se puso insistente, cariñoso. Y mientras intentaba coger cariño ella más se negaba.

Buscó de mil formas que el terco se fuera y terminara con el cotejo, él no quiso, entonces buscó una mejor manera de sacarlo de su transe de conquistador.

Lo empezó a desvestir y cuando quedo sin una prenda, el hombre necesito su bolsa personal donde estaban sus preservativos, requería ir al auto.

Ella Le dijo tiernamente – ¡Ve por ellos yaaa! El hombre se emocionó, no se vistió, tomó una toalla pequeña y salió sin ropa a la calle por su bolsita, enseguida la puerta se cerro por dentro.

De la ventana del segundo piso volaron unos calcetines, unos pantalones ,una camisa y unos calzones sucios.

El terco corría en cueros recogiendo sus tercos deseos.

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo