FUEGO EN EL COLCHÓN POR: LA VECINA.


Recia como las del norte, siempre me considere una mujer inteligente, estudie hasta donde quise, por que si hubiera querido más, sencillamente lo había hecho. No temía a nada, me aventure a trabajar y sentirme segura y libre.

En mi libertad conocí aquel hombre tan guapo, la horma de mi zapatos, quien tranquilizaba mi inquietante vida. Alegre, parrandero y jugador de futbol, le gustaban los bailes y madrugar los fines de semana. Su vida excitante tenía que esperar, estaba embarazada, mi estado ya no iba con su agenda.

Iniciamos por celos, gritos, empujones y golpes, hasta que un día la cosa se puso verdaderamente ardiente. Discutíamos, sacó el alcohol del botiquín lo vació en el colchón y le prendió fuego.

¡Fuego en el colchón!, fuego en la pequeña habitación que empezaba a decorar para el nacimiento de nuestro hijo. Empezó arder y la puerta estaba cerrada. No sé cómo logre huir, pero escape…

Salí del cuarto aquella noche, pero me aferre al drama-

Salí del fuego años después, cuando comprendí que lejos del él una vida mejor me esperaba.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo