FELIZMENTE CASADA POR: UNA SOLTERA.


Se me hizo un nudo en la garganta, escuchar aquella mujer de más sesenta llorando por dentro, sonriendo por fuera.

En mi mente, su imagen y una sola pregunta ¿Por qué sigue casada?

María, era su nombre y contó su historia como un mal cuento de hadas, sin príncipes y castillos y sin el obligado “ fueron felices por siempre”.

Así empezó : - Lo conocí, me enamore, tenía otros sueños seguí el fuerte, ¡mi vida con él!-, abandone los míos, tuvimos hijos, luego nietos y pues todo muy bien.

-Hizo una pausa, respiro y no pudo más .

Nada fue lo que esperaba, aguante y aguanto, estoy cansada, estoy harta pero sigo casada - . Detuvo su respiración algo se atoraba en el pecho. Concluyo su historia: - Aún tengo la esperanza de realizar mis sueños y ser feliz, algún día que no sea “felizmente casada”.

19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo