DESCOMPUESTA POR: UNA REINA.


No quería escribir lo cotidiano ahora todos ven series de fantasía, que interesante puede tener mi vida. Pero hablare de mi rey, mis herederos, del dragón del tiempo y de cómo el poder transforma la vida.

Casi treintas teníamos cuando decidimos unir nuestros reinos, mi casa, mi trabajo, mi juventud y el útero que nuevos integrantes de la realeza traería. El, todo un Rey, alto y fuerte, riguroso en la cama y arduo en el trabajo. “Era cabron”, segura estaba que con otras doncellas efectuaba sexuales osadías. Poderoso y famoso, nadie notaba que su panza crecía. – ¿ Ya vas a empezar? Decía al menor intento de solicitar audiencia cuando el descarado por poder y placer se perdía.

El Rey se quedo sin trono y sin jóvenes simpatías, ahora, ahora quiere componer sus heridas, justo cuando yo empecé a retomar mi vida, me preparé para ver volar a los hijos que se fueron dejándome libre y tranquila. Libre de pasear con cortesanos que antes por respeto ni veía, tranquila de haber cumplido mis misiones sin que el reino supiera que en realidad sufría.

Ahora quiere que me componga, cuando ya no me importa ser la reina de su mentira.

23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo