Copia de INDIGNACIÓN POR: UNA SANTA MADRINA.


Mi madrina moría de indignación mientras una mujer gritaba fuera de su casa:

-“ Sal, vieja puta”-, la señora se veía realmente molesta, era la esposa del nuevo novio de mi madrina , tocaba la puerta con ganas de tumbarla; mi madrina se mantenía serena aun que algo preocupada.

-!Sal, vieja puta!-, volvía decir una y otra vez,

Lo único que dijo mi madrina detrás de la puerta fue:

-Que barbaridad que le pasa a esa mujer-

-!Como se atreve a llamarme así, que

denigrante que me llame “vieja”!


47 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo